¿Identidad digital o identidad real?

¿Un prestigioso directivo en la mayor juerga de todos los tiempos? ¿Un humilde trabajador convertido en estrella? La red es un escaparate para la Generación YO SL en el que no sólo somos los principales creadores de contenido sino que también nos exponemos a ser el contenido de otros.

En este escenario, somos responsables y proyectores de nuestra identidad digital y de nuestra identidad real ¿O estamos hablando de lo mismo? Ese joven encorbatado que incrementa a diario su agenda de contactos en Linkedin y que hace ganar decenas de miles de euros a su empresa es también el loco que se hacía largos en una piscina de cerveza o protagonizaba un vídeo en Youtube donde se destrozaba la entrepierna con un golpe imposible. Al fin y al cabo, es él en los dos casos.

Vivimos en un momento en el que se otorga a la tecnología la responsabilidad de proteger nuestra identidad en la red: DNI electrónico, firma digital,… Y no termina ahí la cosa, porque la red nos expone a dos riesgos: que se cometan crímenes a costa de nuestra información, o que la información se vuelva en contra de nuestra identidad real. Pero la tecnología no nos va a salvar de todo y el secreto está en el hábito, en los usos sociales.

Es clásico el ejemplo de aquél que fue a una entrevista de trabajo y después de ‘googlearlo’ decidieron no contratarle. Con este panorama no es de extrañar que durante mucho tiempo la opción haya sido la del avatar. Posiblemente “Pintxo95” o “chicharrita” nos hagan sentir más seguros por ocultar nuestro ‘Yo’ en la red. Sin embargo, ¿estarías más tranquilo al saber que nadie es quien dice ser? ¿Es eso un entorno seguro? Desde luego que no, es una manera de adulterar la realidad.

Sin embargo, no debería ser válido un ejemplo como ese basado en la amenaza o el miedo. Hay que ser más racional y pensar: tu presencia en la red no pasa inadvertida, cuida lo que hagas tanto para bien como para mal, y cuida cómo lo comunicas.

A la hora de proyectar tu identidad, ten en cuenta:

  • Estás acostumbrado a generar el contenido a tu gusto, pero esta vez el contenido puedes ser tú.
  • Tu identidad es tu información, tu reputación es la información que los demás dan sobre ti.
  • En la red, no somos lo que somos hoy, somos lo que somos hoy y lo que hemos sido hasta ahora, porque todos nuestros pasos dejan huella.
  • La próxima vez que digas “Estos datos son míos” piensa si sería mejor decir “Estos son mis datos”.
  • Google nunca olvida, y da acceso a otros a que recuerden cuando quieran.
  • Cuidar tu identidad digital no está reñido con nada, simplemente hay que prestarle la misma atención.
  • Nos falta educación en las tecnologías para conocer su configuración de privacidad como herramienta de gestión de nuestros datos.

¿Identidad digital o identidad real? Al fin y al cabo, nosotros, nuestra identidad. Para cuidarla y proyectarla correctamente necesitas de grandes dotes de honestidad y sinceridad, así como ser selectivo sobre cómo piensas compartir tu información personal, precisamente principios básicos de las relaciones en los medios sociales.

Javier López

@javilv

Imagen: http://www.elblogdelafranquicia.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: