Cambiar el chip… una asignatura muy pendiente

Un día cualquiera, en una ciudad cualquiera, a una hora cualquiera, un director de marketing decide que su empresa tiene que estar en Facebook, ¿Por qué? porque es la red social líder en el mundo, porque aglutina una audiencia increíble, porque permite segmentar tus públicos, porque tiene un gran poder de adhesión, porque es gratis…

Bien, hasta ahí todos estamos de acuerdo.

Entonces, este director de marketing supuesto pasa a la acción y le dice al primero que ve: – Oye, ábrete un perfil de Facebook “profesional”. Con este inicio yo ya comienzo a reírme, ¿perfil profesional?, supongo que se refiere a un perfil personal pero sin contenido, vacío. De esta forma ya empezamos destrozando la filosofía 2.0 y no conociendo la herramienta, ya que Facebook permite controlar los niveles de privacidad de nuestra información, seleccionando que datos pueden ver cada uno de los amigos de nuestra red. Acto seguido continúa diciendo nuestro director de marketing – Hazme un grupo de empresa. Ahora continúo con las carcajadas ¿por qué un grupo? ¿Porque este experto en marketing prefiere contar con “miembros” en vez de “admiradores”?.

Luego llega la parte de subir contenidos… – ¿y qué pongo? – Pues lo que está en la web, lo que está en la web (léase con tono indignado)… y a subir notas de prensa, textos largos y muy corporativos e imágenes de edificios y señores con corbata.

De lo dinamizar ni te cuento. Nadie de la empresa opina, hay algún comentario de un usuario despistado pero, por supuesto, sin ningún feedback de la compañía en cuestión…

Y está un día nuestro director de marketing en su despacho y, entre reunión y reunión, entra al grupo de Facebook y exclama: – No tenemos fans, no hay comentarios, ¿pero esto qué es? Pues esto es lo que debe ser. Para estar así mejor no estés.

Cambiar de chip es una de las asignaturas pendientes de los profesionales de la comunicación y el marketing para dejar de ver la red como un lugar peligroso, que sólo sirve para diseminar nuestros mensajes sin escuchar, sin compartir, sin participar. Ese cambio de mentalidad es el paso que más cuesta.

Sabemos que tú, director o directora de marketing o comunicación que ahora nos lees con una sonrisa en los labios, no vas a caer en esos errores, y vas a confiar en un equipo conocedor de la red, de sus mecanismos, de sus códigos para introducir a tu empresa en el mundo de los medios sociales.

Y si no dispones de un equipo in-house que cuenten con el conocimiento para desarrollar una estrategia sólida y coherente en medios sociales, lo más apropiado es que busques una buena agencia que lo haga por ti. Tengo una en mente… pero te dejo que tú adivines su nombre…

Begoña González

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: